Akenaton, ¿El faraón extraterrestre?

 

akenaton extraterrestre

Como ya sabemos, existen numerosas teorías que relacionan la antigua civilización egipcia y sus faraones con seres extraterrestres.

Sus grandes conocimientos tanto arquitectónicos como científicos y su avanzada tecnología para la época en que vivieron son por supuesto el centro y el origen de este misterioso debate aún sin resolver, pero hoy nos vamos a centrar en Akenatón, el que fue nombrado el décimo faraón de la 18º dinastía en el 1352 A.C.

Su reinado al lado de su mujer Nefertiti duró aproximadamente 17 años. Al llegar al trono, lo primero que llama la atención y funda el misterio sobre Akenatón es que cambió radicalmente la tradición religiosa del pueblo egipcio acabando con el politeísmo e instaurando así la adoración a un único dios, el dios creador Atón, representado como un disco solar, cuyos rayos acaban en múltiples manos que lo abarcan todo.

dios atón

Una de las representaciones de Akenatón adorando a su Dios Atón.

Sin lugar a duda las representaciones de este Dios son totalmente diferentes al resto de dioses como Osiris, Horus, Isis o Anubis representados normalmente con cuerpo humano y cabeza de animal. Éste sin embargo es una esfera que siempre se representa sobre las cabezas de sus fieles.
El mismo Akenatón dijo: “Solo hay un Dios,  mi padre”.

El aspecto de Akenatón

El aspecto de este misterioso faraón tampoco ha pasado desapercibido, totalmente distinto a las figuras esbeltas y casi perfectas del resto de faraones del antiguo Egipto.

Tenía un cuerpo y las extremidades alargadas y extremadamente finas, la zona de las caderas más ancha de lo habitual, rasgo propio de la mujer y un cráneo, encontrado cuando se abrió su tumba siglos después, exageradamente alargado, como el de su mujer Nefertiti.
Éstas proporciones poco humanas y los signos que podrían reflejar una asexualidad hace pensar que Akenatón tenía algo en su ADN que no era de este planeta.

Algunos científicos apuntan que la forma del cráneo podría venir del síndrome de Marfan, pero cuando nos enteramos que esta enfermedad produce esterilidad, hace poco creíble esta afirmación, ya que Akenatón llegó a tener 6 hijos.

akenaton extraterrestre craneo

El cráneo centro del debate.

Stuart Fleischmann y su equipo del departamento de genética comparada de la universidad del Cairo  publicaron recientemente los resultados de un estudio de 7 años que asigna los faraones egipcios 9 genomas.

Ocho de las nueve muestras arrojaron resultados interesantes, pero típicos. La novena pertenecía a Akenatón, el faraón enigmático. Primero se obtuvo una muestra de tejido cerebral y se repitió utilizando tejido óseo. Se obtuvieron los mismos resultados.

El responsable de esta anomalía es el CXPAC-5, que es el causante del crecimiento de la corteza, y por ello del aumento del tamaño de la cabeza.

¿Podría esta evidencia apuntar a la manipulación genética en la antigüedad? ¿Fue éste trabajo hecho por seres extraterrestres avanzados?

Akenaton extraterrestre

Escultura sobre Akenatón.

akenaton_02

A la izquierda Akenatón, a la derecha su esposa Nefertiti.

No hay datos definitivos acerca de la muerte de Akenatón, pero todo apunta a una conjura para preparar su envenenamiento perpetrada por sacerdotes opositores a él y sus misteriosas creencias.

Tras su muerte, se destruyó la capital que él mismo había fundado y los monumentos, se quemaron papiros y documentos además de acabar con la adoración al dios Atón.
¿Descubrieron los egipcios ajenos a la supuesta relación extraterrestre el verdadero origen de Akenatón y quisieron borrar todo su legado?

Solo hay una cosa clara, y es que existen numerosas teorías y pruebas científicas que corroboran que hay algo que no cuadra en el antiguo Egipto y en algunos de sus personajes más influyentes, como Akenatón, y que es posible que tuviera lugar un encuentro con seres extraterrestres que les transmitieron los conocimientos de astronomía y arquitectura que poseían.

Añadir a favoritos el permalink.

Deja un comentario