Encuentran el cadaver de un cetaceo en la casa de campo de Madrid

delfin-cdc

Este martes, sobre las 15:00 horas,  un hombre que paseaba con sus perros por la Casa de Campo se encontraba con un triste e inusual hallazgo , el cuerpo de un cetáceo cubierto por una malla metálica y en alto grado de descomposición en plena casa de campo, en un lateral de la vía ciclista que recorre la tapia del parque, sobre el kilómetro 27 de la carretera de Boadilla del Monte.

Los perros olfatearon el cuerpo y al adentrarse en la maleza, alertaron al hombre, quien al verlo, avisó rápidamente a la policía municipal, que publicó la noticia y la imagen en su cuenta de Twitter:

A primera vista según dice la La Unidad de Medio Ambiente (UMA) de la Policía Municipal de Madrid, podría tratarse de un delfín, pero las investigaciones y estudios acaban de empezar así que la procedencia de este animal es aun es desconocido.
También han destacado que se encuentra en una zona accesible para vehículos de motor, dato importante para intentar desvelar la procedencia de este animal.

Una posible causa por la que éste pobre animal haya acabado en este lugar podría ser el trafico de animales, aunque la cercanía con el zoo de Madrid, que también se encuentra en la Casa de Campo, hace sospechar que pudiera ser éste su origen, sin embargo, los técnicos del zoo ya han acudido a analizar al cetáceo y han negado que pudiera provenir del zoo.
Cosa que para nosotros no tiene mucha importancia ya que si por alguna razón quisieran deshacerse de algún animal sin querer hacerlo publico nunca lo reconocerían a la hora de encontrar el cadáver, todos sabemos las crueles prácticas de muchos zoos en todo el mundo.

El impacto del ser humano

Por unos motivos o por otros, lo que es seguro es que este animal a terminado en el centro de la península ibérica por alguna causa humana, y es por supuesto otro caso mas del fatal impacto que tiene el ser humano en la naturaleza y en el resto de seres vivos del planeta.

Y algunos contestarán que solo se trata de un animal, a lo que les decimos algo que tenemos que entender de una vez por todas, y  es que ese animal y cualquier ser vivo tienen tanto derecho como cualquier persona de vivir en este planeta, y que ese ni ningún animal tienen la culpa de la mierda de mundo que hemos creado nosotros, los “inteligentes” humanos.
Algún día, en nuestras absurdas leyes y constituciones, primaran el respeto y la empatía con la tierra y la vida que alberga, solo algún día.

“El animal tiene, como tú, un corazón que siente. El animal conoce, como tú, la alegría y el dolor. El animal tiene, como tú, sus aspiraciones. El animal tiene, como tú, un derecho a la vida”. Peter Rosegger.

 

Añadir a favoritos el permalink.

Deja un comentario