El caso Martin Pistorius, ¿Es posible quedar atrapado en nuestro propio cuerpo?

¿Imaginas despertar de un estado de coma, ser consciente de todo lo que sucede a tu alrededor y no poder comunicarte?. Esto fue lo que le pasó a Martin Pistorius. Cuando tenía 12 años sufrió una extraña enfermedad que lo llevó a estar inmovilizado y en coma durante casi dos largos años. Al despertar de su estado vegetativo, el joven no podía decir a la familia que había recuperado la consciencia, estaba atrapado en su propio cuerpo sin poder moverse, ni comunicarse.

PistoriusPistorius

Durante 12 años, la familia de Pistorius se encargó de todos los cuidados, ya que pensaban que su hijo seguía en estado vegetativo. Un día, una buena enfermera observó que el joven respondía con movimientos de cabeza a sus preguntas. Tras exámenes y rehabilitaciones, Martin recuperó su vida, logró liberarse de su cuerpo y a día de hoy está felizmente casado y es un gran programador web.

Pistorius

Para dar a conocer profundamente su historia, Martin ha escrito un libro donde cuenta la tortura que vivió. Donde deja plasmados cada uno de sus pensamientos, mientras se encontraba atrapado en su cuerpo sin poder decir a nadie que él estaba consciente, que se enteraba de todo lo que pasaba, desde comentarios de su propia madre, diciéndole que lo mejor sería que “muriese ya”, hasta los abusos que sufrió por parte de las cuidadoras del centro de día.

El libro titulado “Ghost Boy” (Chico fantasma), no ha dejado indiferente a nadie.Pistorius ha conseguido hacer llegar el sufrimiento e impotencia que sintió durante años, encerrado en su cuerpo. Aunque también ha lanzado un gran mensaje al mundo: “Nunca jamás y por ninguna circunstancia, hay que rendirse”.

 

Ningún médico ,a día de hoy, sabe qué fue lo que verdaderamente le pasó a Martin. Quizá la mente humana sea tan poderosa, que en alguna circunstancia grave, es capaz de dejarte anulado, de mandar la orden al cuerpo para dejarte encerrado y no poder liberarte durante años.

Añadir a favoritos el permalink.

Deja un comentario